DESCARGAR LIBRO UN MEXICANO MAS DE JUAN SANCHEZ ANDRAKA PDF

En el libro Antonio nos cuenta sobre cmo es su vida y lo que significa para l ser un adolescente mexicano. A travs de la narracin nos menciona las diferentes estancias o instituciones que se encargan de forjar el comportamiento y la forma de pensar de los adolescentes, entre ellos: la familia, la iglesia, los amigos, la escuela, etctera. Sin embargo a nosotros como maestros en formacin nos importa poner especial atencin a lo que la escuela se refiere. En este sentido el libro menciona que sus padres haban decidido que la escuela primaria en dnde estudiaba Antonio era la mejor por el simple hecho de que ah si ponan disciplina, a lo que Antonio menciona que esa escuela era de lo peor, pues simplemente los maestros se encargaban de regaarlos por cualquier cosa.

Author:Kejas Dazilkree
Country:Sri Lanka
Language:English (Spanish)
Genre:History
Published (Last):12 February 2019
Pages:247
PDF File Size:16.10 Mb
ePub File Size:19.98 Mb
ISBN:500-1-25915-339-9
Downloads:63636
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Voodoogami



Antonio Salgado Herrera, Periodista. Tengo siete hermanas, tres mayores y cuatro menores que yo. A la mala, no es lo mismo. Yo salgo corriendo a la iglesia; pero no oigo la misa ni me interesa. Esta costumbre de ir a misa no la comprendo.

El que no los cumpla se va al infierno. No quieras entender cosas que no puedes ni debes. Te vas a condenar. A Dios le tengo miedo, le tengo tenor. Algunos ni eso aprendieron. El maestro no se preocupaba por decirlo. Entender no era necesario. Lo importante era contestar, como en el catecismo. Por cualquier cosa nos castigaban. Para nosotros era el infierno. Alguien lamentaba: —Pedrito no pudo entrar a esta escuela.

Ellos no estudiaban. De penas. Como si de pronto hubiera adquirido la facultad de pensar, de actuar. Mi madre se quejaba: —Te vas a descomponer. Yo me alegraba. Un maestro por materia. Las mujeres, adelante. Era muy joven. Entre los buenos quiero estar yo… www. Nadie parpadeaba siquiera. En nuestras turbaciones, siempre encontramos una mujer que nos ayuda y nos alienta.

Callo mi momento. Es la madre o es la esposa. Nosotros quedamos llenos de reflexiones. Algo me obligaba a no moverme. Era el anhelo de una vida distinta. Era el deseo de imitar, en todo, al maestro de civismo… www.

Lourdes estaba con Gloria y Carlos. Sus mejillas se encendieron. Lourdes y el sapo estaban en el suelo. Lourdes desmayada. El sapo, liberado, trataba de escapar. Lourdes no dijo nada. Debes avergonzarte. Lo has logrado. Has hecho sufrir y en tomo tuyo se acumula el desprecio. Mis amigos coman. No te quedes. Llegamos tarde. Lourdes no estaba.

La bestia estaba agotada. Las banderillas, adornadas con vivos colores, se levantaban en su cuerpo sobre una mancha de sangre.

De pronto, un alarido… Todos de pie. Algunos se cubrieron los ojos con las manos. Otros, horrorizados, volvieron el rostro. Regresamos a nuestras casas en silencio. Algunas parejas, enlazadas por el talle, se miraban a los ojos. Yo iba solo, con Lourdes dentro. Ella no hablaba. Estuvo en la Facultad de Derecho. Aunque sea de maestro. Menos el de civismo. Los otros nos dictaban toda la hora.

Todos tomamos nota: —Fueron los Mayas. Todos preguntaban. A veces me fiaba, a veces no. Se detuvieron. Yo invito la botella… www. El teatro de mi escuela estaba lleno. En la Cabecera: Calles sin empedrar. La luz cortada, sin pagar. Falta de limpieza. Falta de orden. Falta de seguridad. Es inaudito. No nos conviene. Pese a la promesa del Director, estaba nervioso.

La tribuna era alta, casi me llegaba al cuello. Las piernas me empezaban a temblar. Todos lo siguieron. Don Celestino tuvo que agradecer varias veces. No debemos dejar que lo desperdicie. Es necesario que ingrese al Sector Juvenil del Partido… www. Bueno… No fue gracia. Adelante, Luis. Un leve temblor recomo mi cuerpo. Quedo desnuda. Sus piernas, sus senos y esa rara sonrisa me hicieron temblar.

Te noto raro. El liento soplaba furioso. Precipitadamente salimos. Los perros aullaban. Arrastraba mi miedo, mi tenor. Necesitaba confesarme. En el infierno hay fuego. Reza jaculatorias. Huye de la carne. En sus piernas y en sus senos.

Tiene talento, ya lo he comprobado y creo que puede llegar a mucho en nuestras filas. Ya no es una lucha armada. Es la lucha del trabajo, de la honradez, de la constancia, que tarde o temprano, ha de convertir en realidad los postulados de la gesta gloriosa de Eran muy pocos, seis o siete. Se rieron… www.

HAYNES BUILD YOUR OWN MOTORCARAVAN PDF

un-mexicano-mas-juan-sanchez-andraka-descargar-libros-pdf-gratis.pdf

.

BMG 4906 PDF

Un mexicano más

.

CURS CONTABILITATE FINANCIARA PDF

Un mexicano más – Juan Sánchez Andraka

.

Related Articles